lunes, febrero 25, 2013

De los dichos de mi mamá

Quien con lo ajeno se viste, en la calle lo desvisten

De la misma familia que este otro dicho sobre las cosas prestadas. Como se puede ver mi mamá no era muy aficionada a que recibiéramos prestados elementos, juguetes, libros, mucho menos si eran costosos

viernes, enero 18, 2013

La luna es...

Y otra distinta de mis hermanas me mandó este minicuento que le oyó a mi mamá

La luna es un sol viejo que se cansó de alumbrar de día y se puso a alumbrar de noche

Ya saben, para cuando les dé por regalar la luna

miércoles, enero 16, 2013

De los dichos de mi mamá

Una de mis hermanas me hace llegar su contribución para este recuento.

"dos dichos más de mi mamá, 'haz el bien y no mires a quien', 'dime con quien andas y te diré quien eres' este nos lo dijo muchas veces cuando nos prohibía la "junta" con algún amigo o amiga nuestra que no le gustaba de a mucho.

Aclaro que a mí no me dijo nunca el segundo. Será porque el de las malas compañías no era yo (sí, cómo no, jeje) o porque las malas compañías no las tuve sino cuando mi mamá no podía verme por no vivir ella en Bogotá.

lunes, enero 14, 2013

A andar el mundo y a buscar con quién

Cuando mi mamá decía que salía (a hacer una vuelta en Chapinero, donde la tía Emilia o así fuera a la tienda) yo le preguntaba a dónde se iba. Básicamente el interés era ¿a dónde va que no me lleva?

Muchas veces me respondió "Me voy a andar el mundo. Y a buscar con quién"

Para un niño mimado como yo, que la mamá se fuera a andar el mundo dejándolo era un choque tremendo.

Mi mamá nunca fue a andar el mundo aunque ganas no le faltaron.

sábado, marzo 24, 2012

De los dichos de mi mamá

A la topa tolondra

Cuando hacíamos las cosas de afán y sin cuidado. Como tender la cama para obtener el permiso para ir a jugar banquitas. Así quedaba hecho, a la topa tolondra, y había que rehacer lo mal hecho.

lunes, noviembre 08, 2010

Sabiduría de mamá vs paradigmas de profesor (y sacerdote)

En segundo de bachillerato llevé al colegio Metamorfosis, de Kafka. Lo estaba leyendo porque mi hermana lo había leído mientras hacía sexto y el libro andaba rodando por la casa. El Rector me vio con el libro y llamó preocupado a mi mamá. Mi mamá, más sabia que cualquiera del colegio, le dijo que si lo entendía sería magnífico. Y si no, pues no habría problema, porque aparte de considerarlo extraño no despertaría ningún interés. 


De eso me enteré un par de años después del caso. La ventaja de tener una mamá culta así nunca haya pasado de tercero de bachillerato

jueves, diciembre 17, 2009

¡Mis aguinaldos!

Mi mamá nos enseñó esta costumbre meramente simbólica pero hermosa. El 16 de diciembre, sólo ese día, competíamos todos en la casa por quién pedía al otro antes los aguinaldos. Éramos los siete hijos y mi mamá que al grito de ¡Mis aguinaldos! queríamos adelantarnos a los demás. Algunos fingían dormir, otros se escurrían silenciosos como ladrones. Lo importante era sorprender al otro.

Perder en este juego inocente no conducía a ninguna obligación de dar un regalo. Simplemente era por ver quién se adelantaba al otro el 16 de diciembre lo más temprano que se pudiera.

Ahora pedimos aguinaldos vía SMS

viernes, diciembre 11, 2009

De los dichos de mi mamá

Poquito porque es bendito

En estas épocas de dulces y otros manjares nunca había suficiente para satisfacer nuestra golosería. Era en estos días cuando más le oíamos este dicho porque siempre nos tocaba poquito dulce.

Las caries también eran un motivo para que siempre nos diera poca cantidad.

martes, noviembre 17, 2009

De los dichos de mi mamá

Como perro con gusanos

A veces mi mamá nos veía nerviosos, o a mi papá o a alguien más. En esas situaciones la persona estaba inquieta, caminaba de un lado para el otro y se comportaba ansiosa. Ahí decía mi mamá "¿Qué es lo que le pasa? Parece perro con gusanos."

Claudia ya sabe la frase y la usa, pero cuando doy vueltas por la casa como un alma en pena organizando y buscando cosas.

martes, septiembre 22, 2009

Amables advertencias

Cuando mi mamá nos regañaba y nosotros mostrábamos la menor intención de escaparnos, siempre salía con esta historia: "Se va a abrir la tierra y se lo va a tragar si sale corriendo".

Algo similar hacía si decíamos que no nos importaba algo subiendo los hombros: "Se va a quedar con los hombros arriba, a una señora en Mariquita le pasó y anda por la calle con los hombros tiesos".